Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

domingo, 2 de febrero de 2014

El último papel de Philip Seymour Hoffman


Cultura Joven

Ver Luego:
  • Philip Seymour Hoffman tenía una jeringa en un brazo
  • Conmoción por la muerte de Philip Seymour Hoffman: un recorrido por su vida y sus principales films
  • Phillip Seymour Hoffman en Los Juegos del Hambre Sinsajo ¿qué será de Plutarch Heavensbee ?
  • Phillip Seymour Hoffman tenía 3 hijos con la diseñadora Mimi O'Donnell
  • Philip Seymour Hofffma. El actor que sudaba
  • Philip Seymour Hoffman el principal de los secundarios, el más célebre de los "indies"
  • Sobrecogió al mundo del cine con su interpretación de Truman Capote en la película que cuenta la vida del periodista, a las órdenes de Bennet Miller, quién le dio su mayor oportunidad en un papel protagonista y por el cuál se alzó con el Oscar a Mejor Actor Principal. Despuntó en dramas como La última noche, La duda o, la más reconocida, a manos de su abanderado Paul Thomas Anderson, Magnolia. Nos hizo nostálgicos en El último concierto, se puso duro para The Master y con él nos reímos de ternura en Y entonces llegó ella. Consiguió engañarnos en Los juegos del hambre: En llamas e incluso se puso el reto -y lo logró con creces- de trabajar siguiendo un guión de Charlie Kauffman en Synecdoche, New York.

    Camaleónico y, siempre, verosímil, Philip Seymour Hoffman trabajó y vivió para el cine todos los días que conformaron sus 46 años -nació en Fairport, Nueva York, en 1967-. Hoy, 2 de febrero, el día de la marmota para aquellos amantes de la película de culto adolescente, Atrapado en el tiempo, marcó su final en el calendario con una aguja clavada en el antebrazo. Quizá lo que le faltaba a su carrera fuera un film de cine gángster y, quizá, esta sea su manera de protagonizar una. Una sobredosis le despidió en el baño de su apartamento de Manhattan, como si de Trainspotting se tratara. Y, aunque el oscarizado actor asumía sus adicciones en la primavera de 2013, habiendo acudido a tratamiento por abuso de narcóticos, su vida de excesos y consumo de heroína comenzaron hace ya 23 años.

    Probó suerte como director con Jack Goes Boating y a pesar de que la crítica no le dio la respuesta que esperaba, no se rindió y ya planeaba su próxima dirección. El séptimo arte vuelve a tintarse de negro una vez más, y es que parece que el dinero y la fama, el éxito y el placer, no son la base para la tan ansiada felicidad. Porque, en palabras del propio Capote, “La vida es una buena obra de teatro con un tercer acto mal escrito”. Te echaremos de menos, Hoffman.



    Compártelo y Coméntalo en las Redes Sociales



    Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. Suscríbete Gratis