Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

domingo, 24 de noviembre de 2013

Entrevista al actor Hendrick Bages: "No recuerdo el accidente"


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. Suscríbete Gratis



"Juan Carlos (García) no había bebido (...) no es una persona que va a estar jugando con la vida de los demás" "(Alejandro) vivió sus últimos días como le dio la gana, feliz (...) Él estaba muy tranquilo, se fue en paz"

YOLIMER OBELMEJÍAS VALDEZ, YOLIMER OBELMEJÍAS | EL UNIVERSAL

Hasta hace dos semanas, el tiempo de Hendrick Bages transcurría entre sus compromisos familiares y profesionales. Animaba el programa El avispero, que transmite Televen, y también salía con su novia, la ex miss Gabriela Graf, y sus amigos. Sólo que el aparatoso accidente automovilístico que sufriera el domingo 10 de noviembre en la autopista Regional del Centro, junto con los actores Juan Carlos García, Yuvanna Montalvo y Alejandro Mogollón -su ex compañero de la serie juvenil Somos tú y yo, quien falleció- le cambió por completo la vida.

Tras varios días internado en la unidad de cuidados intensivos, con fractura de una vértebra lumbar y ser sometido a una operación de pulmón, Bages cuenta cómo fue qué volvió a nacer.

-¿Cómo va su proceso de recuperación?

-Estoy bien de mente y espíritu. Mi familia y yo estamos más cercanos que nunca. Mis amigos me han venido a visitar todos los días, hablo mucho con Yuvanna, con Juan, con Catha, la hermana de Alejandro, su familia... Hemos ido a varias misas, pero de salud todavía tengo la espalda muy dañada, tengo una fractura en la primera vértebra lumbar.

-¿Qué le han dicho los médicos? ¿En qué le puede afectar eso?

-Me puede afectar en la forma de caminar, en que quizás más nunca pueda hacer ejercicios, motocross, o sea, me cambió la vida. Ahorita tengo que estar dos meses en una silla de ruedas... Me sacaron 3000 cc de sangre del pulmón. Estaba a cinco minutos de no poder respirar más. Me dijeron: 'Te agarramos en la rayita'. Alejandro metió la mano, pues...

-¿Tuvo otras lesiones?

-Sí, laceraciones en la cara, no tengo movimiento en el hombro izquierdo, porque está dislocado, y hay que operarlo. Las piernas es lo único que tengo bien porque juego fútbol y siempre voy a El Ávila.

-Practicaba flyboard...

-Yo estaba entrenando para ir el año que viene a Katar a representar a Venezuela. Bueno, todavía tengo la esperanza de poder practicar e ir... lo que pasa es que estoy buscando cola porque no hay pasajes.

-¿Su mamá pudo venir?

-Yo le dije a mi mamá que no se viniera porque aunque no sabía qué me iba a pasar, sentía que si en algún lugar ella hacía falta era en Estados Unidos con mis hermanos. Ellos viven allá... coye, me afecta un poquito hablar de... (voz quebrada).

-¿Cómo es un día normal en su vida después del accidente?

-Tengo que tomar medicinas cada seis horas porque el dolor es brutal. Y gracias a Dios decidieron no operarme. Si me operaban iba a tener tres meses de reposo en cama y después iban a ser seis meses más de terapia. La terapia intensiva fue lo peor de todo. Escuchas como la gente de al lado pasa trabajo también, ves tus máquinas... Yo veía que de repente me bajaba el oxígeno, me tenían que mover entre seis personas para hacerme una radiografía. Fue bastante fuerte. Ojalá pudiera borrar esos tres días de mis recuerdos.

-¿Gabriela Graf ha estado acompañándolo?

-Todos los días, aunque ahora se va para Bolivia para representar a Venezuela en el Reina Hispanoamericana, y yo estoy buscando irme a Estados Unidos para hacerme la rehabilitación. Mi familia está allá. Este es un momento que nos unió mucho.

-¿A ustedes como pareja?

-Nosotros siempre hemos sido muy unidos, pero lamentablemente, por más unidos que seamos, algunas veces el trabajo nos separa. Fíjate, tiene que irse 20 días para Bolivia y yo me tengo que ir a juro para Estados Unidos. Ella tiene que estar aquí con su familia, porque la hermana se gradúa a finales de diciembre y no se puede ir para allá. Yo no soy multimillonario ni ella tampoco para estar gastando en pasajes, no tenemos dólares. Ahorita la situación está muy difícil y más con todo lo que me salió la hospitalización.

-En la clínica lo visitaron Shannon De Lima, Yohana Vargas, la gente de El avispero, de Televen...

-Me visitó absolutamente todo el mundo. Los directivos de Televen; el señor Camero me mandó flores y chocolates; el señor Julio Borges; mis amigos de la infancia; mi hermano Ricardo Páez. Ahorita estamos escribiéndole una canción a Alejandro, o sea, todo es un apoyo mutuo; incluso Marc Anthony me llamó al celular de Shannon. Absolutamente todo el mundo me ha llamado... Hasta el cónsul de Suiza, porque yo soy suizo por parte de mamá y estadounidense por parte de papá. Tengo las tres ciudadanías.

-¿Qué le dijo el cónsul?

-Que estaba muy enterado del caso, que habían pocos suizos en Venezuela y que ponía lo que fuera a la orden. El doctor Mario Villarroel me está ayudando a ver si con la Cruz Roja me consiguen un vuelo privado para poder ir con médicos a Miami.

-¿Cuánto tiempo necesitará para recuperar definitivamente la salud?

-Eso queda por cuenta de mi cuerpo. No lo sé, es una fractura. Hay gente que cicatriza rápido y bien, y otra que no. Todo depende de cómo responda mi organismo. Gracias a Dios hasta ahora mi cuerpo ha reaccionado milagrosamente. He podido quedar paralítico.

-Si pudiera retroceder el tiempo, ¿hubiese hecho algo distinto aquel día?

-Mira, yo venía dormido. Alejandro habló por teléfono con varias personas, una de ellas fue el doctor Maarten y a las 10:24 p.m. dejó de responderle. Nosotros no salimos tarde. Salimos a las 9:00 de la noche. Ése día Juan Carlos no había bebido, él es muy responsable, venía con su esposa al lado, tiene un hijo y mucho que perder. No es una persona que va a estar jugando con la vida de los demás, incluso manejó la camioneta porque era más segura para viajar en carretera. Quizás si hubiéramos estado en su carro no estuviéramos contando esto. Alejandro y yo no teníamos el cinturón puesto. No lo teníamos puesto porque nos dio flojera movernos a sacar los cinturones que estaban trabados atrás. Eso es lo único de lo que yo me arrepentiría de ese viaje. Los padres de Alejandro y yo estamos organizando una fundación que se va a llamar Fundación AMA, por las tres iniciales de Alejandro (Alejandro Mogollón Amaya), para incentivar a que la gente use el cinturón de seguridad. Él vivió sus últimos días como le dio la gana, feliz, disfrutamos, comimos... El sábado salimos con mi papá, fuimos a las mejores playas, hicimos una parrilla, vimos conciertos de Adele y Michael Bublé, le encantaba su música. Estaba tranquilo. Él se fue en paz. Yo no me acuerdo de su muerte. No tengo memoria del accidente, no lo recuerdo. Me acuerdo de cuando salí del quirófano operado del pulmón. No sé si es una defensa mental. Yo quiero recordar los momentos bonitos de Alejandro. No quiero saber si es verdad que se lo llevó un carro o si salió expulsado de la camioneta. Yo quiero recordar a Alejandro. Alejandro no veía problemas en ningún lado, se reía de todo. Si hubiera sido el caso contrario, estoy seguro de que él hubiera festejado mi vida, y es lo que estamos tratando de hacer.

-¿La familia de él comparte su mismo ánimo?

-La familia de él está sumamente afectada, pero es una familia muy fuerte, que sabe como era él, lo conocían mejor que nadie, porque no tenía ningún tipo de secretos con ellos.

-¿Ha hecho una lista de cosas que hacer cuando supere esta situación?

-Yo siento que no me falta nada por cumplir. Quise ser actor y actué. Después me gustó la animación, porque no me gusta la presión de estar en un estudio, y dije: 'Vamos a probar con la animación'. Creí en los productores de Televen y me ha ido bastante bien. Me gustan las motos, hice motocross y gané un campeonato. Lo que uno se propone, si lo quiere, lo logra.

-Entonces no hizo la lista...

-No, pero me falta hacer una película, pero ahorita me falta recuperarme, salir de donde estoy, pararme de esta silla. Si algo me queda por cumplir es salir de todo este problema venezolano, social, económico y gubernamental que tenemos, y después dar lo mejor de mí.

-¿Votará el 8 de diciembre?

-He votado todos los años y estoy buscando la manera de irme el 8 ó el 9 de diciembre, después votar. Lo que pasa es que no me toca a mí decidir: son los médicos quienes decidirán cuándo me pueden llevar.


Deja tu comentario